Ablación por radiofrecuencia

¿Qué es la ablación por radiofrecuencia?

La ablación por radiofrecuencia (ARF) es una de las nuevas y emocionantes técnicas mínimamente invasivas que sustituyen al procedimiento de extirpación venosa de los viejos tiempos del tratamiento de las varices. Con la ARF, el médico utiliza un catéter fino para introducir calor a través de la energía de radiofrecuencia (a diferencia de la energía del láser) en la vena enferma, haciendo que se cierre y selle permanentemente. La sangre se redirige de forma natural a las venas cercanas más sanas, y la vena varicosa es reabsorbida gradualmente por el cuerpo y desaparece de la vista. La ARF es adecuada para las grandes venas de la pierna, incluida la vena safena mayor.

Ablación por radiofrecuencia
Ablación por radiofrecuencia

Qué esperar

Durante el procedimiento, estará despierto y cómodo. Se utilizan anestésicos locales a lo largo de la vena que se va a tratar, y el catéter se introduce a través de una pequeña incisión en la piel. Una vez introducida la energía de radiofrecuencia, la vena se cierra, el catéter se retira y el procedimiento finaliza. La ARF se puede llevar a cabo directamente en nuestra cómoda clínica de venas de Houston de forma ambulatoria, sin necesidad de visitar un hospital o experimentar largos tiempos de recuperación. De hecho, el procedimiento tarda sólo 30-45 minutos, y usted estará de pie y en su camino poco después.

Solicite una cita o una revisión gratuita

Ablación por radiofrecuencia
Ablación por radiofrecuencia

Después del procedimiento

Su pierna estará envuelta en una venda elástica (media de compresión) durante unos días, tiempo durante el cual podrá continuar con el trabajo y la vida como de costumbre. El dolor después del procedimiento es mínimo. A continuación, volverá a una breve visita de seguimiento para asegurarse de que la vena está completamente cerrada, y la mayoría de nuestros pacientes vuelven a su programa de actividades en pocos días. La ARF suele ser definitiva, lo que significa que no se necesitan más tratamientos. Nuestros pacientes suelen estar encantados con los resultados, que son duraderos y suponen muchas menos molestias que las técnicas anteriores de tratamiento de las venas. Se recomienda que los pacientes continúen moviéndose y caminando tanto como sea posible para permitir un flujo sanguíneo adecuado. No deberían quedar cicatrices después de la intervención, pero no es inusual sentir nudos duros y sensibles en la superficie de la piel (con algo de enrojecimiento), ya que es un signo del cierre de la vena.

Ablación por radiofrecuencia

Contacte con nosotros hoy mismo

Solicite una cita o una revisión gratuita con un especialista de TXVWI.